Buscar

La vida de un adicto a la metanfetamina en recuperación

Cuando era un niño siempre quise ser como mi madre. Recuerdo ir a la escuela y decir que quería ser camarero como mi madre. Crecí en un hogar de dos padres con 5 hermanos. Todo era perfecto. Tenía todo lo que un niño podría desear. No conocía el dolor ni la tristeza.


A eso de los 7-10 años comencé a sentirme diferente. Comencé a sentir que no era parte de mi familia. Como si no perteneciera. En este momento, los rumores comenzaron a llegar a mis oídos de que mi padre no era mi padre biológico. Yo me imaginaba que él no lo era, pero simplemente no quería aceptarlo. Fue alrededor de esta época que empecé a sentirme excluido. Tenía la sensación de que mi familia no me aceptaba. Eso fue algo que siempre sentí al crecer. Solo quería jugar, sentirme parte de la familia, sentir que pertenecía y lo más importante quería sentirme amado.

Nunca me di cuenta de cuánto trabajaba mi madre. Fue alrededor de esta época que empecé a meterme en problemas en la escuela. Empecé a rebelarme. Crecí con la mentalidad de que ser cool significaba meterse en problemas. Ahora sé que lo hice para llamar la atención. No fue nada importante, pero luego toda mi vida cambió en un instante.


Tenía diez años cuando sufrí un abuso sexual a manos de mi tío. Recuerdo que me desperté una mañana y lo encontré acostado a mi lado. Sabía que algo estaba mal porque su expresión facial mostraba que lo había atrapado en el acto. Me preguntó "¿dónde está tu madre?", Le respondí "está dormida". Luego me dijo "está bien volveré más tarde". Miré por la ventana y lo vi alejarse. Recuerdo que me levanté para ir al baño y recuerdo que todo mi cuerpo se sentía raro. Tuve la piel de gallina en todo mi cuerpo. No me sentía bien. Recuerdo que solo iba y venía en mi mente sobre lo que pasó. Era joven, así que realmente no sabía qué hacer. Esperé a que mi mamá se despertara y le conté lo que había pasado. Ella llamó a la policía y llegaron a casa, me llevaron a la estación y me entrevistaron. Realmente no conozco los detalles de su investigación, pero sí sé que mi tío confesó. La peor parte de este incidente es que nunca hablé realmente de este incidente. Nunca me abrí a nadie. Simplemente cerré el libro sobre ese capítulo de mi vida y lo guardé en mi interior.


Antes de que ocurriera este incidente yo había empezado a fumar tabaco. Porque mi estúpida mentalidad en el momento era que eso era genial. Había visto marihuana porque el ambiente en el que crecí se encontraba a mi alrededor. Así que esa semilla de curiosidad ya había sido plantada. La primera vez que me drogué tenía 11 años y salía con chicos 5 años mayores que yo. Comencé a faltar a la escuela. Sólo estar drogado todo el día todos los días. No me importaba mi futuro. No me preocupaba por mí mismo. Solo huyendo de mi realidad. En mi opinión todo estaba bien, no fue hasta que recurrí a una nueva droga que todo comenzó a desmoronarse.

Fumé cristal o metanfetamina por primera vez cuando tenía 13 años. De nuevo mi entorno plantó esa semilla de curiosidad. Recuerdo la primera vez que me drogue con cristal estaba buscando hierba para comprar y no encontraba por ningún lado. Así que un tipo con el que fumaba hierba me dijo: "oye, quieres probar cristal". Con esa curiosidad plantada en mí dije "ahuevo, claro que sí ". Nos dirigimos a su casa y fumé metanfetamina por primera vez. No estaba preparado para las repercusiones que me esperaban.


Yo tenía 13 años, todavía en la secundaria, todavía un adolescente, yendo a la escuela drogado, pasando por “malillas” durante la clase de matemáticas. Mi vida iba en contra de todo lo que hace un adolescente normal. Pronto me encontré teniendo problemas con la ley. Fui expulsado de la escuela y me encontré yendo a la escuela comunitaria; una escuela especial para niños con problemas disciplinarios. Fue alrededor de esta época que comencé a beber mucho alcohol, no pasó un día sin que estuviera borracho o drogado. Mi uso de metanfetamina había disminuido debido a que estaba mal visto por mi entorno, pero el consumo de alcohol, y de hierba tomó su lugar. Fiesta, fiesta, fiesta era la vida yo iría a la escuela drogado a veces incluso borracho. Dejé de prestar atención en la escuela y pronto la dejé. Me convertí en un desertor de la preparatoria y en mi mente eso fue genial.


Esto se prolongó durante muchos años. Solo un ciclo de maleza, alcohol, cocaína y píldoras. En mis ojos, vivir la "vida loca" Nunca se logró nada. Nunca tuve ninguna aspiración en mi vida, excepto emborracharme, drogarme y encontrar la siguiente fiesta. Todas las drogas que usé nunca me satisfacieron del todo. Siempre me encontraba ebrio a las 3 de la mañana en busca de metanfetamina. Yo era un usuario de armario. Para mis amigos solo usaba cocaína, marihuana, Xanax y bebía alcohol. Fue cuando comencé a mezclar metanfetamina y Xanax que comencé a coquetear con la muerte. Recuerdo que una vez estaba tan fuera de mí que solo podía escuchar el latido de mi corazón "boom……boom…… booom" realmente muy lento. Llegó un punto en el que la metanfetamina ya no me llenaba. Solo con Xanax pude fumar metanfetaminas y salir de eso pero eso pronto se acabó. Terminé fumando todo el día No saldría de mi casa a menos que fuera para “conectar”. Comencé a robar dinero de mi familia. Comencé a pedir dinero prestado sin la intención de devolverlos. Jugué la parte de un traficante de drogas, pero siempre terminé debiendo debido a mi estilo de vida. Me estaba hundiendo en una tumba temprana. No había remordimiento por mis acciones. Comencé a aislarme del mundo. Empecé a sentirme solo y desesperado. Quería lograr cosas en mi vida, pero no podía romper el hábito. No podía liberarme de las cadenas de la adicción. Recuerdo que me decía “ya no más!! Ni una vez más”. Sin darme cuenta me encontraba drogado de nuevo. Me odiaba a mí mismo y a todos los que me rodeaban. Me convertí en un lobo solitario. Sabía que necesitaba ayuda, pero mi orgullo y mi ego no me dejaron. Quería cambiar tanto que lloraba a solas. Todo esto y una combinación de otras cosas me llevaron a una noche mágica.


Estaba sentado en la habitación de mi hermano. Tenía algo de metanfetamina y una pipa. Había estado llorando solo y fumando. De repente me” golpeó”. Eché un largo vistazo a mi vida y me dije. “ ¿hasta aquí llegaste? ¿Esta es tu vida? Mira en qué te has convertido hombre. Mira lo que esta droga te ha hecho. Mira en lo que te ha convertido. Mira lo que esta droga te ha quitado. Mira cuánto te ha aislado esta droga del mundo y, lo que es más importante, de tu familia.” Me puse a llorar Sentí tanta culpa por todo lo que había hecho. Pensé dentro de mí solo acabar con todo. El mundo será un lugar mejor si no estás en él. De pronto sentí como si me hubieran quitado un gran peso de los hombros. De repente sentí que ya no estaba solo. Si esto no era Dios, entonces no sé quién era. Me dirigí al baño, tiré mi bolsa y rompí mi pipa. No sé cómo, pero me dormí. Me desperté al día siguiente y hablé con mi familia sobre recibir ayuda. Admití que era impotente ante mi adicción y que mi vida se había vuelto ingobernable, y que podía obtener ayuda.


Y aquí estoy a los 26 años. Sin diploma de preparatoria y sin carrera. con un año limpio despues de vivir un proceso de recuperacion en Clinica Cerem lentamente volviendo a juntar los escombros de mi vida y estoy mas decidido que nunca. Es duro pero no imposible. En este proceso de recuperación me he encontrado. He descubierto que soy capaz de lograr grandes cosas. Tengo rasgos virtuosos junto con defectos. Me di cuenta de que la vida no va a ser fácil. Te va a golpear una y otra vez, pero es cómo lidias con esos golpes que realmente te hacen valiente. Porque una vez que tocas fondo la única dirección es hacia arriba.


“Me entendí solo después de destruirme. Y solo en el proceso de arreglarme, sabía quién era realmente”.

- Sade Andria Zabala




428 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo